Como cada año, La Genralitat de Cataluña promueve un prestigioso premio en el que participan los oficios de alimentación artesanos. Se trata del Premio al Mejor Joven maestro Artesano Innovador, que lleva años cayendo en manos de profesionales de la pastelería, una demostración del potencial del sector y de que se están haciendo bien las cosas. En esta ocasión, el premio se lo llevó Marc Rodellas, de la Pastisseria Rodellas de Sant Celoni.

Rodellas fue el candidato presentado por el Gremio de Pastelería, y ya saltó a la actualidad del sector tras su victoria en el Trofeo Lluís Santapau al mejor chocolatero 2010. Este premio tiene la finalidad de fomentar actuaciones innovadoras para mejorar la calidad y la buena imagen de los productos artesanos de Cataluña, y galardonar el esfuerzo de los jóvenes en la recuperación o la innovación de sus productos.

Fuente; www.pasteleria.com